La importancia de la fertilización post-cosecha en leñosos

Con la campaña de fruta de hueso prácticamente terminada y en pleno ecuador de la vendimia y de la campaña de fruta de pepita, son muchos los productores que comienzan a planificar la próxima temporada. Una planificación que comienza con una práctica esencial para los agricultores profesionales y que a veces no se le presta la atención necesaria: la fertilización post-cosecha.

Y es que gran parte del éxito de la siguiente campaña depende, en parte, de una aplicación de nutrientes una vez se ha descargado a la planta de frutos. De hecho, se trata de uno de los momentos de desarrollo radicular de la planta, algo que debe aprovecharse de cara a mejorar la eficiencia de la aplicación de abono.

Mientras en cultivos de temporada prácticamente todo el N en la planta proviene del suelo, en cultivos leñosos la situación es distinta. De hecho, los árboles tienen una importante reserva interna de N, principalmente durante el invierno en forma de arginina, y cumple un rol importante en la nutrición y redistribución de nitrógeno por toda la planta. En este caso, se debe separar la absorción de N del suelo y  la utilización del Nitrógeno acumulado por parte de las estructuras del cultivo.

Como conclusión, más del 40% del Nitrógeno utilizado en el ciclo completo del cultivo proviene del Nitrógeno aplicado durante la etapa de la post-cosecha. 

Más concretamente, hasta la plena floración el 80-90% del N procede de la recirculación tras el invierno, esto es, de estas reservas acumuladas en el año anterior. Aún en la cosecha el 40-45% del nutriente procede del almacenado durante la post-cosecha, tal y como se observa en el siguiente cuadro.

De esta manera, el N acumulado durante el verano en la hojas se transloca a la zona leñosa donde se almacena en forma de estas proteínas, la arginina. Por ello, nos encontramos ante el “combustible” inicial para el siguiente ciclo

DuraTec® : el abono de última generación para el abonado post-cosecha

Desde COMPO EXPERT se recomienda en este periodo aplicar cualquiera de los productos de la gama DuraTec®, que combina las dos tecnologías más avanzadas en fertilizantes que maximizan la eficiencia
en nutrición de los cultivos:

Inhibidor de la nitrificación: Máxima eficiencia para el Nitrógeno aplicado.
Recubrimiento de gránulos: Liberan de forma lenta y controlada los nutrientes a largo plazo.

Ventajas

1. DuraTec® es el abono que dura de verdad. No se pierde aunque llueva
o se riegue en exceso.
2. Se trata de la mejor “recarga” de nutrientes para la planta.
3. DuraTec® ahorra medios y costes, pudiendo reducir dosis y aplicaciones por su altísima eficiencia.
4. Las necesidades de la planta quedan cubiertas. La aplicación es segura y la nutrición amoniacal está garantizada.
5. Se reduce al mínimo el impacto ambiental, evitando la contaminación de acuíferos.